info@opamianto.com 664 55 48 82 976 23 33 83 915 32 33 77

Inicio Noticias La empresa sólo aconsejaba "beber leche" por la exposición al amianto

La empresa sólo aconsejaba "beber leche" por la exposición al amianto

España

Abengoa: control laboral a golpe de ratón La multinacional andaluza Abengoa, que vuelve hoy a cotizar en el parqué del Ibex 35, ha sido denunciada por sus propios trabajadores por prácticas abusivas, entre las que incluyen un software instalado en sus ordenadores para controlar su actividad, aunque la principal queja se centra en las horas extra “gratis” que aseguran les hacen trabajar y que quedan registradas en la “omnipresente” tarjeta que necesitan para entrar y salir del campus. No es la primera vez que surgen denuncias sobre las prácticas cercanas al abuso de Abengoa sobre sus trabajadores, que han llegado hasta la Inspección de Trabajo, siempre a través de denuncias anónimas. Aquélla ha abierto varios expedientes informativos que no han terminado en sanciones. Abengoa, a pesar nuestros intentos de contactar con ella en numerosas ocasiones, no ha ofrecido ninguna versión sobre estas denuncias. De hecho, según publicaba el periódico La Razón el 1 de junio citando fuentes de la Inspección, la compañía se enfrenta a multas de más de 360.000 euros en 24 filiales de la provincia por imponer horas extra “gratis”, algo que desde la empresa negaban. Desde el anonimato, varios de los tres mil trabajadores que prestan sus servicios en la sede central de Abengoa, en Palmas Altas, han confirmado a Viva que han podido constatar que la “vigilancia obsesiva” que la compañía ejerce sobre los trabajadores se ha materializado en la introducción de un software específico (de la empresa Egon) que controla el movimiento del ratón de sus ordenadores y su actividad. “No nos han avisado, pero hemos podido comprobar que el software está instalado aunque no sabemos qué tipo de datos registra”, aseguran. Éste es sólo el último detalle de la política de recursos humanos que soporta una plantilla que ya ha denunciado en varias ocasiones las prácticas abusivas respeto a la jornada laboral “bajo amenaza de despido”, siempre verbal y nunca de forma escrita, aunque en la práctica se traduce en el finiquito o no renovación de contratos de los que no cumplen las “recomendaciones” del departamento que dirige Álvaro Polo, al que responsabilizan de esta situación. Ampliación de jornada La prueba de estos excesos está en la propia jornada laboral: establecida entre las 8.30 de la mañana y las 17.30 de la tarde (con una hora para comer). Recursos Humanos “exige” que los trabajadores salgan a las seis de la tarde (“entonces no te llaman”, relatan), y a las ocho “un 25% de los días, de manera indefinida, sin existir carga de trabajo extraordinaria alguna, horas extra que no se compensan de ninguna manera”, aseguran. Ese “mínimo” del 25% se torna un 35% en los cuadros intermedios, lo que consideran “inaplicable” en una semana de cinco días. La ampliación de la jornada la aplica cada filial de Abengoa según sus propias características, pero al no existir carga de trabajo, explican, se han “rellenado” esas horas con cursos de formación en programas informáticos o en charlas de unos departamentos a otros. Estas horas que la plantilla “regala” a la empresa no sólo proceden de los contratados, la mayoría por proyectos y obras, sino también de los becarios, a quienes, estén a media jornada o a jornada completa, “se les exige quedarse hasta las siete y media, bajo la amenaza de que no les van a contratar”. Mención especial tienen las comidas. Con una hora establecida para ello, la empresa exige a la plantilla que coma en los restaurantes de Palmas Altas, cuya concesionaria es Serunión, y si no se hace, una llamada de Recursos Humanos se interesa por la razón por la que no se ha comido allí. Aunque no prohíben la salida del campus, hay que consumir en el comedor. “Los trabajadores no pueden traer su propia comida, ni tampoco, simplemente, no comer”, resumen. El “Gran Hermano” “Compensa comer porque está subvencionado; por comodidad probablemente comería allí... El problema es que es obligatorio”, explica uno de los trabajadores harto del “Gran Hermano” que supone este control riguroso, acrecentado aún más con la tarjeta de empresa con la que siempre tienen que picar. “Si la pierdes, es un drama, pero a las dos horas te la reponen”, apuntan resignados. Es tal el grado de control que se ejerce sobre la plantilla que al moderno edificio de Palmas Altas lo llaman “Palmatraz”, en alusión a la prisión de Alcatraz, y son muchos los que reconocen que descansan en sus coches, en los aparcamientos, en un intento por alejarse del mal ambiente que se respira, muy lejos de la imagen de la antigua empresa familiar que, aseguran, nada tiene que ver con la de la actualidad. Inabensa se enfrenta a un juicio por un caso de amianto Un juzgado de Santander ha reconocido en una sentencia la enfermedad profesional, por la que cobrará el doble de su pensión por incapacidad absoluta, de un trabajador de la empresa Protisa, ahora Inabensa -la principal filial de Abengoa dedicada a instalaciones-, afectado por amianto, cuyo juicio por daños y perjuicios se celebrará en octubre, según el despacho Oria, Pajares & Asociados que lleva el caso. Desde el despacho se asegura que este trabajador no es el único afectado y que la sentencia confirma que Protisa-Inabensa es “culpable” de que contrajera mesotelioma, la enfermedad desarrollada tras la exposición al amianto, un producto tóxico usado en los aislamientos de edificios. Destaca el despacho que incluso la sentencia considera como probado que la empresa sólo aconsejaba a sus trabajadores “beber leche” frente a los peligros de proyectar amianto para el aislamiento. Fuente: www.andaluciainformacion.es http://andaluciainformacion.es/espana/416138/abengoa-control-laboral-a-golpe-de-raton/

Envíenos su caso

Si le gustaría conocer sus derechos, si está interesado en conocer las acciones judiciales que puede ejercitar o si tiene información sobre otros casos que quisiera compartir con nosotros, por favor rellene el pequeño cuestionario y un miembro experto de ORIA, PAJARES & ASOCIADOS ABOGADOS se podrá inmediatamente en contacto con usted.

WhatsApp

664 55 48 82
* He leído y acepto la Política de privacidad.

* En el marco del cumplimiento de la legislación vigente, de lo dispuesto por Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos (RGPD), de la normativa vigente de aplicación en la materia y de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico 34/02 de 11 de Julio (LSSICE), se informa al interesado que los datos personales que proporcione en este formulario se incorporarán a un fichero titularidad de ORIA, PAJARES & ASOCIADOS ABOGADOS, S.L. que nos servirán para contestar a la consulta que usted nos plantea. La cumplimentación del formulario es voluntaria. Si el interesado no consiente el tratamiento de sus datos personales solicitados en este formulario, deberá abstenerse de enviarlo. El interesado puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante solicitud escrita a ORIA, PAJARES & ASOCIADOS ABOGADOS, S.L. en Calle Velázquez nº 70, 3º izq. 28001 Madrid (Madrid) España. o bien enviando un correo electrónico a info@opamianto.com.

Pº Independencia 21
1º Centro
50001 Zaragoza
976 23 33 83

C/ Velázquez, 70
3ºIzq.
28001 Madrid
915 323 377

77 Water Street
New York, NY 10005
(212) 584-0700

550 Broad Street
Newark, NJ 07102
(973) 639-9100

1515 Market Street
Philadelphia, PA 19102
(215) 564-2300