Inicio Noticias Condenan a pagar 130.000 euros a una víctima del amianto en Durango

Envíenos su caso

* He leído y acepto la Política de privacidad.

Condenan a pagar 130.000 euros a una víctima del amianto en Durango

España,Interés

La justicia vuelve a dar la razón a los afectados por la asbestosis. El Juzgado de lo Social número 8 de Bilbao ha condenado a las empresas Foseco y Fundiciones Amboto, de Durango y Iurreta, a indemnizar por daños y perjuicios con 130.000 euros a los familiares de uno de sus trabajadores, Vicente del Amo Pérez, por incumplir la prevención con el amianto que le causó la enfermedad y posterior fallecimiento.

La Asociación de víctimas del amianto de Euskadi (Asviamie), que cuenta con alrededor de 600 socios o familiares afectados por esta enfermedad laboral, mostró su satisfacción por la sentencia, dado que «señala la responsabilidad empresarial por incumplir la normativa preventiva con el amianto causante de tantas muertes». Por su parte, los familiares de la víctima se congratulan de que «quienes se enriquecieron a costa de la salud de los trabajadores vayan a asumir sus responsabilidades, y de que lo sucedido con el amianto no se vuelva a repetir con otros contaminantes».

La condena demuestra que se incumplió durante años la legislación de Seguridad e Higiene con relación a los riesgos del amianto. No obstante, llega tres años después de que este vecino de Durango falleciera a consecuencia de la asbestosis y cinco después de que le reconocieran la enfermedad laboral. Desde la asociación hacen hincapié en que el amianto respirado por trabajadores como Vicente sigue matando, muchos años después de haberse visto expuestos a sus micropartículas, y que esta sentencia abre la vía para que surjan nuevas demandas ya que es la primera que se impone a Foseco. En el caso de Amboto aseguran que existen varias condenas por esta causa.

Vicente del Amo trabajó un año en Fundiciones Amboto entre 1969 y 1970 alimentando el horno eléctrico «con importante contacto con el amianto» y utilizando «unas simples mascarillas de papel como protección». A continuación, se incorporó e n Foseco Española S. A., donde durante 23 años realizaba «una mezcla con una batidora de fibras de amianto con otros productos, y manipulaba manualmente los sacos de amianto, desprendiendo muchas fibras». Según Asviamie, las medidas de prevención consistían en protegerse con máscara de papel y «ni siquiera la empresa cumplía la obligación de lavarles la ropa de trabajo».

Veintidós años después de jubilarse, ingresó en el hospital de Galdakao afectado por una infección respiratoria. El diagnóstico fue asbestosis, placas pleurales calcificadas, afectación pulmonar intersticial parenquimatosa y EPOC. Tres años después, en abril de 2018, el Instituto Nacional de la Seguridad Social le declaró la incapacidad absoluta por asbestosis como enfermedad profesional, y falleció meses más tarde.

Dos expedientes más

Asviamie afirma que aunque Foseco insistió durante el juicio en el hábito de fumar de la víctima, tanto el informe de Osalan como el testimonio de un compañero de trabajo, «dejan en evidencia el uso del amianto y el incumplimiento empresarial de la legislación». En este sentido insisten en que la empresa, que se trasladó a Igorre en 2018, «no informó del riesgo del amianto, no existían taquillas separadas para la ropa de trabajo y la de calle, llevaban a su casa a alvarla y los reconocimientos médicos eran rutinarios y no específicos». Es más, recalcan que Osalan señala que, aunque la empresa utilizó amianto en su proceso productivo, «por lo menos hasta 1981 no está registrada», con cinco trabajadores censados por su exposición al amianto, entre los que no se encuentra Del Amo.

También han asegurado que existen dos expedientes de trabajadores de Foseco con enfermedades del amianto y que hay constancia de que entre 2003 y 2006 mantiene una retirada constante de materiales que contienen amianto.

La asociación vasca de víctimas del amianto considera que el prolongado incumplimiento empresarial de la legislación preventiva del amianto, no debe quedar impune y urge extremar las medidas preventivas frente a las sustancias cancerígenas presentes en el ámbito laboral y aprobar la creación y puesta en marcha del Fondo de Compensación para las víctimas del amianto.

Fuente: www.elcorreo.com

Noticia completa

Contacte con nosotros

Si le gustaría conocer sus derechos, si está interesado en conocer las acciones judiciales que puede ejercitar o si tiene información sobre otros casos que quisiera compartir con nosotros, por favor rellene el pequeño cuestionario y un miembro experto de OPAMIANTO se podrá inmediatamente en contacto con usted.

C/ Velázquez 46
despacho 16
28001 Madrid
910 39 39 39
692 433 207

Avenida Blasco Ibáñez,
Nº4
46980 Paterna
Valencia

77 Water Street
New York, NY 10005
(212) 584-0700

550 Broad Street
Newark, NJ 07102
(973) 639-9100

1515 Market Street
Philadelphia, PA 19102
(215) 564-2300