Videos

Documentales sobre el amianto
Noticias
Amianto y cáncer de esófago El cáncer de esófago es el quinto tumor más frecuente del aparato digestivo en España (por detrás del cáncer colorrectal, gástrico, hepático y pancreático). Se sitúa entre los diez cánceres más frecue...
Un mesotelioma eminente En marzo de 2015, Jesús Mosterín, un reconocido filósofo y amante acérrimo de los animales y demás seres vivos sintientes, escribía un artículo en el País llamado "Una cita con la parca", en el que de...
Fondo de compensación para las víctimas del amianto El Congreso ha aprobado una proposición de ley que contempla la creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto. Esta proposición ha sido impulsada por el Parlamento vasco la pasada...

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento para el cáncer que utiliza específicos fármacos o combinaciones de fármacos que destruyen el tejido y las células cancerígenas. Puede ser administrada sola o en combinación con la cirugía o la radioterapia.

La American Cancer Society ha especificado que la quimioterapia no es un medio para curar el mesotelioma pero sí resulta efectiva para paliar los síntomas de la enfermedad.

¿Como funciona la quimioterapia para aliviar los síntomas del mesotelioma?

Los fármacos pueden ser administrados oral o intravenosamente, así como a través de una terapia sistemática (terapia que circula a través de todo el cuerpo) o inyectándolos directamente dentro del pecho o de la cavidad abdominal.

La quimioterapia normalmente se administra en ciclos, cuya duración y número dependerá de la fase del mesotelioma y si el cáncer responde a los primeros ciclos. Para empezar el tratamiento normalmente se administran los fármacos durante unos cuantos días y pasadas unas semanas en las que el cuerpo del paciente se recupera, se empieza con otro ciclo de quimioterapia.

¿Tiene la quimioterapia efectos secundarios?

El mayor inconveniente de esta terapia es la tendencia que tiene de dañar a las células sanas, sobre todo a las células de la médula ósea que son las responsables de producir la sangre y los glóbulos blancos, lo que implica que el paciente permanecerá en un estado en el que tendrá un riesgo elevado de tener infecciones mortales. Por este motivo, la salud del paciente debe ser vigilada por los médicos, incluso en los periodos de descanso. Una disminución de las plaquetas aumenta el riesgo de sufrir hematomas y sangrado. Además una disminución de los glóbulos rojos puede causar fatiga y limitación en la respiración. Existen otros efectos secundarios a la quimioterapia que desaparece tras la suspensión del tratamiento.

Estos efectos incluyen alopecia, nauseas y vómitos, pérdida de apetito y dolor de boca. Los efectos secundarios, en cualquier caso dependerán de los fármacos, combinaciones de fármacos administrados al paciente, su dosis y la duración del tratamiento.