Videos

Documentales sobre el amianto
Noticias
Amianto y cáncer de esófago El cáncer de esófago es el quinto tumor más frecuente del aparato digestivo en España (por detrás del cáncer colorrectal, gástrico, hepático y pancreático). Se sitúa entre los diez cánceres más frecue...
Un mesotelioma eminente En marzo de 2015, Jesús Mosterín, un reconocido filósofo y amante acérrimo de los animales y demás seres vivos sintientes, escribía un artículo en el País llamado "Una cita con la parca", en el que de...
Fondo de compensación para las víctimas del amianto El Congreso ha aprobado una proposición de ley que contempla la creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto. Esta proposición ha sido impulsada por el Parlamento vasco la pasada...

Intervención quirúrgica

Si el paciente con mesotelioma se encuentra estable desde un punto de vista médico, su médico le puede aconsejar intervenirse quirúrgicamente con el fin de que el tumor maligno no siga creciendo.

Como muchos tratamientos para el mesotelioma, la intervención supone una medida paliativa para aliviar el dolor y las molestias que el tumor causa. Dado que el tumor tiende a extenderse a las paredes del pecho, a través de los nervios y del diafragma, resulta muy difícil para los médicos rasurar durante la intervención todo el tejido maligno. Por lo tanto aunque la intervención no se haga para curar al paciente como tal, el intento de que el tumor remita, sí le prolongará la esperanza de vida.

Cuando el tumor no puede ser radicado con una intervención quirúrgica simple, se puede intentar una pleurectomía. Esta intervención supone seccionar la delgada membrana alrededor de los pulmones e interior del pecho (pleura) pero deja intactos los pulmones. Es una cirugía que ayuda a calmar el dolor en el pecho que tienen los pacientes de mesotelioma, mejorará la respiración y podrá controlar el fluido que se almacena en la cavidad pectoral. Adicionalmente el médico puede recomendar administrar un tratamiento de quimioterapia tras la intervención, con el fin de eliminar las células cancerígenas que no pudieron ser radicadas durante la intervención.

Si el médico cree que el mesotelioma pleural permanece localizado y en una primera fase, puede recomendar una neumonectomía extrapleural, que es un tratamiento poco frecuente para intentar curar al paciente. Este tipo de intervención es extrema y difícil, de ahí que sólo la realicen ciertos cirujanos ya que se extrae no solo la membrana pleural que recubre la pared del pecho sino también parte del diafragma, del pericardio e íntegramente el pulmón que está cerca del tumor. Por este motivo, esta intervención se reserva para pacientes con un estado general de salud medianamente óptimo y que no padezcan otras enfermedades.

Intervenciones quirúrgicas similares se practican igualmente para el mesotelioma peritoneal y pericardial.