Videos

Documentales sobre el amianto
Noticias
Amianto y cáncer de esófago El cáncer de esófago es el quinto tumor más frecuente del aparato digestivo en España (por detrás del cáncer colorrectal, gástrico, hepático y pancreático). Se sitúa entre los diez cánceres más frecue...
Un mesotelioma eminente En marzo de 2015, Jesús Mosterín, un reconocido filósofo y amante acérrimo de los animales y demás seres vivos sintientes, escribía un artículo en el País llamado "Una cita con la parca", en el que de...
Fondo de compensación para las víctimas del amianto El Congreso ha aprobado una proposición de ley que contempla la creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto. Esta proposición ha sido impulsada por el Parlamento vasco la pasada...

Fases del mesotelioma

El tratamiento y cuidado del mesotelioma dependerá fundamentalmente de la fase en que se encuentre el tumor. Tradicionalmente se conocían tres fases para el mesotelioma pero la American Cancer Society (sociedad americana del cáncer), el American Joint Committee on Cancer (Comité americano del cáncer) y el International Mesothelioma Interest Group (Grupo de interés internacional del mesotelioma) han aprobado el sistema TNM por el que se agrupa a los pacientes según el pronóstico y de acuerdo con distintas fases según el tamaño y extensión de la masa tumoral, el estado de los ganglios linfáticos y la metástasis. De otro lado el “Butchart System” y el “Brigham System” se centran en la masa tumoral y la facilidad quirúrgica que exista para erradicar el tumor.

El sistema de estadiaje TNM

El sistema de estadiaje TNM es muy parecido al que se usa para otros tipos de cáncer y es un acrónimo en el que, por su origen inglés, la T hace referencia al tamaño del tumor, la N a la extensión de los nódulos linfáticos y la M a la metástasis que es cuando el cáncer se extiende a otros órganos. Cada una de las tres categorías envuelve a cuatro fases que agrupados determinan las fases generales de un caso de mesotelioma.

La fase I de un mesotelioma implica localizar el tumor en la membrana izquierda o derecha del pecho. Si el cáncer se ha extendido en esta etapa sólo debe haber alcanzado a una pequeña parte de la membrana exterior que reviste el pulmón. En esta fase el mesotelioma todavía no se ubica en los nódulos linfáticos ni en otras áreas de las cavidades pleural o peritoneal.

Si el mesotelioma se ha extendido desde el revestimiento pleural del pecho hasta el revestimiento exterior de los pulmones, el diafragma o los pulmones, estaremos en la fase II del mesotelioma, donde todavía no se ha extendido a los nódulos linfáticos o a otros sitios distantes.

Una vez el mesotelioma pleural ha alcanzado los nódulos linfáticos se considera que ha alcanzo la fase III. Esta fase también se alcanza si el mesotelioma pleural se ha extendido a la primera capa de la pared del pecho u ocupa un espacio propio dentro de la pared del pecho, en la gruesa del mediastino (es el área que se encuentra dentro de la cavidad pleural y que contiene el esófago, la tráquea y el corazón y los vasos sanguíneos) o cualquier otra capa del corazón.

El mesotelioma pleural alcanza la fase IV cuando el cáncer se ha extendido dentro de la pared del pecho y de los músculos o costillas, a través del diafragma dentro de cualquier órgano del mediastino, dentro de la espina dorsal, a través de la pleura hacia el lado opuesto del pecho desde punto de origen, a través de la membrana que recubre el corazón o dentro del corazón mismo o dentro de los nervios que llevan al brazo. El cáncer en esta etapa no tiene porque haber alcanzado a los nódulos linfáticos ni haberse extendido a distintas áreas del cuerpo. No obstante, el cáncer también puede alcanzar esta fase IV si se ha extendido a otros sitios del cuerpo o no se ha extendido a otros sitios pero si a los nódulos linfáticos situados en los huesos del cuello o a los hilios (L zonas por donde arterias, venas, bronquios principales y linfáticos entran y salen del pulmón) o a los nódulos linfáticos del mediastino en la parte opuesta del pulmón desde donde se originó el cáncer.

El sistema de estadiaje “Butchart”

Es el sistema de estadiaje más antiguo y se basa en las diferencias de la masa de los tumores del mesotelioma, diferenciándose cuatro estadios.

Bajo este sistema, si el tumor se encuentra en la parte izquierda o derecha de la pleura y posiblemente en el mismo lado del diafragma que afecta a la pleura, el cáncer se considera dentro de la fase I. La fase II se alcanza cuando el tumor o bien ha invadido la pared del pecho y compromete al esófago, el corazón o ambos lados de la pleura, o bien ha alcanzado los nódulos linfáticos del pecho. Si el mesotelioma ha invadido el diafragma y ha avanza hacia membrana que recubre la cavidad abdominal, nos encontraremos en la fase III, incluso si no ha alcanzado los nódulos linfáticos. Bajo este sistema la fase IV se reserva para los casos en que hay metástasis en el resto de órganos no mencionados.

El sistema de estadiaje “Brigham”

Es el sistema de más reciente creación y su clasificación obedece a la posibilidad de intervención quirúrgica, distinguiéndose igualmente cuatro fases.

Si el mesotelioma no ha alcanzado los nódulos linfáticos y el tumor puede ser intervenido quirúrgicamente nos encontramos en la fase I. Si el cáncer se ha extendido a los nódulos linfáticos pero el tumor es operable, nos encontramos en la fase II. Con o sin extensión a los nódulos linfáticos, estaremos en la fase III si el cáncer ha penetrado en las paredes del pecho, diafragma o cavidad abdominal, sin que el tumor pueda ser operado. Finalmente si hay metástasis estamos ante la fase IV.